Por su suave textura y delicioso sabor, no se necesita ser un romántico empedernido para disfrutar un buen chocolate. Con tantas variedades y recetas deliciosas en todo el mundo, estamos seguros de que puedes disfrutar el sabor del chocolate prácticamente a donde sea que vayas. Si quieres hacer un viaje gastronómico, te decimos en qué países puedes encontrar el mejor chocolate.

México

El sur de México tiene una relación histórica con el chocolate. Algunos antropólogos mencionan que se empezó a consumir en esta región desde el año 450 a.C. La palabra “chocolate” proviene del náhuatl xocolātl, que era la forma en la que los aztecas llamaban a una bebida de sabor amargo que preparaban a base de cacao. De hecho, muchas culturas mesoamericanas valoraban tanto el cacao que se convirtió en su moneda.

Hoy en día, en la gastronomía mexicana se sigue incluyendo el chocolate, ya sea en postres o en mole. Los estados de Puebla y Oaxaca se disputan el título de la cuna del mole. Cuando visites uno de estos destinos, recuerda incluir esta delicia dentro del menú de tu viaje.

Suiza

En 1875, el dulcero Daniel Peter descubrió que podría crear barras de chocolate al incorporar leche condensada en su receta. Desde entonces, las barras de chocolate con leche se han vuelto un alimento esencial en Suiza y uno de sus principales productos de exportación. No es de sorprender que este país tiene el consumo per cápita de chocolate más alto a nivel mundial.

¿Por qué es tan rico el chocolate suizo? Tal vez sea por la calidad de la leche de vaca que se produce en los Alpes, que, al combinarse con una cantidad ostentosa de manteca de cacao, resulta en un producto delicioso. Recuerda deleitar al paladar con un poco de chocolate sin importar qué destino de Suiza visites.

También puedes ir a alguna de las tiendas de chocolate con más de 100 años de antigüedad, como Sprüngli en Zúrich, o Du Rhône en Ginebra. Y si quieres probar uno de los postres suizos preferidos de los niños (y por qué no decirlo, también de los adultos), pregunta por el schokoladencreme, una crema suave y exquisita hecha con chocolate derretido.

Granada

Aunque tal vez el número de productores en Granada no sea tan alto como en otros lugares, tienen una gran relevancia en el ámbito. Esta isla del Caribe se distingue por disfrutar el chocolate en todas sus facetas, al grado de que existen tours de cacao e incluso degustaciones de ron y chocolate. También encontrarás spas con tratamientos a base de chocolate, como envolturas, faciales y baños de sal.

Si eres muy fan del chocolate, asiste al Festival del Chocolate de Granada, que se lleva a cabo de forma anual. A lo largo de una semana, aprenderás sobre el proceso ético de elaboración conocido como “tree-to-bar” (del árbol a la barra), y tendrás la oportunidad de participar en talleres y actividades.

Corea del Sur

Cuando salgas de paseo por Seúl, la capital de Corea del Sur, para conocer sus maravillas, notarás una gran presencia de sabores dulces en sus calles. En la ciudad hay varias tiendas de chocolates muy arraigadas entre la población, cada una con su propia receta de delicias como trufas y pasteles al estilo francés.

Si quieres probar manjares preparados por algunos de los mejores chocolateros locales, date una vuelta por Hongdae y Gangnam. En estas zonas encontrarás aparadores con barras de chocolate en empaques elegantes, al igual que carritos con degustaciones y otros productos presentados en estuches hermosos.

Italia

Cualquier pretexto es bueno para visitar la parte norte de Italia. Allí se encuentra Turín, que es considerada como la primera capital del cacao en el país. Sus habitantes aseguran que fue en esta ciudad donde los suizos aprendieron todo lo que saben sobre el chocolate en la actualidad. Uno de los clásicos de la gastronomía en la ciudad son los gianduiotto (en plural, gianduiotti), que son chocolates en forma de lingotes de consistencia suave y cremosa, hechos con avellanas molidas.

Incluso, si te consideras fan de hueso colorado, podrías visitar este país en los meses de otoño e invierno, y asistir a alguno de los festivales anuales del chocolate italiano. Durante el CioccolaTò en Turín, o el CioccoShow en Boloña, verás puestecitos donde puedes probar el cioccolato caldo, que es el chocolate caliente al estilo italiano.

Tanzania

Este país se ha trazado su propio camino en el ámbito del chocolate a nivel mundial. Tanzania está a la vanguardia en la implementación de procesos éticos de elaboración de chocolate en África, ya que se usan ingredientes locales para apoyar a la industria local. Allí, el chocolate es prácticamente artesanal, pues cada grano de cacao se elige con cuidado para asegurarse de su calidad.

Kokoa Kamili es un ejemplo de este tipo de producción artesanal y, sin duda, una empresa digna de reconocimiento por parte de la sociedad.

Reino Unido

Quienes aman el chocolate amarán sus vacaciones en el Reino Unido. Tan solo en Londres puedes aprender a hacer chocolate, disfrutar la hora del té con algo hecho de chocolate, o hacer un tour a pie por las tiendas de chocolate en la ciudad. Hacia el norte, en la ciudad de Birmingham, se encuentra Cadbury World, una atracción turística donde puedes aprender sobre la historia del chocolate y deleitar al paladar con su variedad de sabores.

Y si quieres llevar tu viaje al siguiente nivel, hospédate en The Chocolate Boutique Hotel, en Bournemouth. ¡Todas sus habitaciones están decoradas con temática de chocolate! Además, hay una fuente de chocolate gratis para satisfacer tus antojos.

Indonesia

En vez de concentrase en exportar granos de cacao, Indonesia está impulsando la industria interna del chocolate con un enfoque hacia el cultivo sustentable. A los chocolateros nacionales les gusta experimentar con técnicas para resaltar los sabores locales. Recuerda probar las infusiones de chocolate combinado con fruta, café y especias, así como otros ingredientes esenciales en la cocina indonesia.

En las ciudades de Yakarta y Yogyakarta hay excelentes tiendas de chocolates con marcas locales. Además, empresas como la galardonada Krakakoa hacen especial énfasis en el tipo de producción artesanal conocido como “bean-to-bar” (del grano al bar).

Bélgica

Este país es otro gran ejemplo de una larga tradición chocolatera. Si bien llegó a su territorio en el siglo XVII, fue a mediados del siglo XVIII cuando el chocolate se convirtió en uno de los manjares más cotizados de toda Bélgica. Hoy en día, se trata de una industria multimillonaria. Una de sus más notables contribuciones es el praliné, que es un bombón de chocolate relleno de ganache. Esta delicia fue creada por primera vez en 1912 por el chocolatero Jean Neuhaus.

Si quieres adentrarte todavía más en el mundo del chocolate belga, que es famoso por su textura suave, visita una de las tiendas D.I.Y. en Bruselas. Quedarás fascinado con la experiencia de probar un chocolate elaborado por ti mismo.

Ecuador

¿Quieres vivir una verdadera aventura donde el chocolate sea el protagonista? Entonces, visita Ecuador. Este país se enorgullece de cultivar algunos de los granos de cacao más ricos y aromáticos del mundo, en especial aquel con denominación de origen Cacao Arriba. Los agricultores aseguran que la tierra, la elevación y la forma en la que los rayos del sol iluminan esta zona de Sudamérica, crean las condiciones ideales para el crecimiento de las mejores plantas de cacao.

El chocolate amargo hecho con Cacao Arriba con frecuencia es reconocido como el mejor a nivel internacional. Descúbrelo por tu cuenta con un tour a pie en Quito para explorar su lado chocolatero, o visita un cultivo de cacao en una de las zonas rurales aledañas.

Ante la pandemia de COVID-19, es importante cuidarse y mantener el distanciamiento social. Esperamos que este contenido te parezca entretenido, inspirador y de utilidad para un viaje futuro. Consulta los sitios oficiales para obtener información actualizada sobre cierres y políticas de seguridad durante el proceso de reapertura de los destinos y los negocios.