Lo bailado, nadie se lo quita a nadie nunca. Pero dicha máxima, en la ciudad colombiana de Cali, alcanza su máxima expresión.

En la llamada “Capital Mundial de la Salsa”, aquella música y aquel baile fiestero y latino por antonomasia ha adquirido características particulares; básicamente, movimientos de piernas y caderas inimitablemente rápidos en un espacio menor a los 40 cm², además de figuras acrobáticas e incluso “solos”.

0_142415603

Cali, Colombia Foto: Getty Images

Cuentan muchos que el baile caleño tiene su origen en un error. Un día, un DJ aceleró las canciones en los discos de vinilo, y en lugar de tocarlas a 33 revoluciones por minuto, sonaron a 45. El resultado fue un ritmo más rápido y agitado. Los bailarines, una vez superada la confusión, asumieron el reto de bailar la salsa a esa nueva velocidad. Y el éxito de esta eventualidad fue tal, que pronto se extendió a todas las discotecas. Dicen que si los cubanos bailan con las caderas y los puertorriqueños con las manos, los caleños lo hacen con los pies, movidos por la acrobacia y el ritmo frenético de la música.

1

Foto: Swing Latino

Todo esto explica por qué ver bailar salsa caleña intimida tanto como embelesa. Pero, por fortuna para los viajeros, la ciudad ofrece una gran variedad de salones donde aprender. La escuela Swing Latino (elmulatoysuswinglatino.com), por ejemplo, fue fundada por Luis Eduardo Hernández “El Mulato”, uno de los mejores bailarines locales. Y está además Tango Vivo y Salsa Viva (tangovivoysalsaviva.com), que ofrece clases grupales y cursos particulares. Ahora que si sólo se quiere mirar, además de los centenares (literalmente) de discotecas, cada primer sábado del mes, la fundación Nuestra Cosa Latina organiza un encuentro de “salsómanos” en el Parque Jovitas, con DJs o música en vivo.

4

Foto: Facebook Mundial de la salsa

 Y lo cierto es que si bien desde 1974 Cali ya tenía su propio campeonato de salsa, hoy ha quedado claro que en ninguna otra ciudad se cantan, tocan y bailan tantos temas cubanos, neoyorquinos, puertorriqueños o colombianos como en ésta: en Cali hay más de 80 orquestas activas, algunas de ellas conformadas sólo por mujeres, y ¡Hasta Mark Anthony se ha trasladado aquí!

 Además, están los eventos anuales… muchos más de lo que uno se imagina. El más conocido es el Festival Mundial de Salsa, que se realiza en septiembre y en el que participan todas las escuelas de salsa de Cali acompañadas de academias de baile locales y del exterior, es decir, más de 3000 artistas, lo mismo emergentes, que agrupaciones como el Grupo Niche, con más de treinta años de trayectoria. También la Feria de Cali, que se realiza en época de Navidad, donde se presentan las mejores orquestas de salsa del mundo, para este es muy probable que aún encuentres opciones de hospedaje. Y en julio y agosto se realiza el festival “Salsa y Verano”.

5

Foto: Facebook Mundial de la salsa

Por último, una pequeña concesión para aquellos visitantes cuyo cuerpo no se entiende del todo con las percusiones y los metales: una de las más gozosas maneras de conocer la ciudad es recorrerla en bicicleta: todos los domingos de las 8 a las 13 horas, la Ciclovía (llamada Ciclovida) ofrece un recorrido de 74 kilómetros.