El Oktoberfest es el festival de cerveza más grande del mundo, y no sólo por sus dimensiones y duración, sino también por su fama mundial. ¿Quién no ha escuchado su nombre y visto imágenes de las enormes carpas que se montan para miles de personas? ¿O qué tal aquellas fotografías de meseras cargando varios tarros de cerveza en cada mano?

Meseras2

Foto: Shutterstock

Esta celebración comenzó en 1810, cuando Maximiliano I convocó a varios días de fiesta para festejar la boda del príncipe Luis y su esposa Teresa, donde el atractivo principal fue una carrera de caballos.

Con el paso de los años la cerveza se iría adueñando del escenario, hasta convertirse en la más grande fiesta cervecera del mundo. En la actualidad hay 14 carpas donde puedes encontrar un buen lugar para comer algo y, por supuesto, beber cerveza. Pero no te confíes, porque rápidamente todos los lugares estarán llenos, así que intenta reservar, ve entre semana o procura llegar temprano.

Comida

Foto: Getty Images

Sólo participan seis cervecerías que han elaborado cerveza por siglos en la ciudad de Múnich, respetando la ley de pureza que dicta que sólo pueden usarse cuatro ingredientes: agua, cereales malteados, lúpulo y levadura. Todas sirven un solo estilo de cerveza: el Oktoberfestbier o Märzen, una cerveza dorada y fácil de beber.

La mayoría de los turistas que van a poner a prueba sus límites están en la carpa de Hofbräu, así que tú sabrás si esa es la más adecuada para ti o si mejor buscas otra opción. En todas tendrás diversión y cerveza asegurados, pero dos de las carpas favoritas de los locales son la de Augustiner, por su cerveza y la pequeña Käfer’s Wies’n-Schänke por su comida.

Not everything is beer -although almost-, because the Oktoberfest is also a great amusement park full of carousels and ferris wheels that makes it a family event.

Rollercoaster

Photo: Getty Images

Do not forget to book your hotel well in advance if you do not want to run out of room, most rooms in all hotels fill up despite the fact that their prices rise during this time. If you are worried about how much you will have to pay, perhaps it would be better for you to find a hostel near the Theresienwiese, a park where this attractive event is held year after year.

The Oktoberfest is not the only festival to try and discover different beers, but it is an experience that you must live at least once in your life.