Dia de la Madre: Salir a comer… pero a Puerto Vallarta

Hay que carecer de cualquier especie de imaginación —o ser hijo de una madre verdaderamente intransigente— para salir a comer el día de las madres. O si no, es que uno ama de corazón las aglomeraciones, los menús cliché, las rosas rojas y el sentimentalismo pre programado.

Restaurant Week, Puerto Vallarta. Del 15 al 31 de mayo

Restaurant Week, Puerto Vallarta. Del 15 al 31 de mayo

Ahora bien, salir a comer, agasajarse, colmarse de manjares, es una de las actividades que más a gusto se comparten con la madre de uno: por gusto, por las ganas de hablar, las de no hablar o quizá por un muy freudiano recuerdo infantil de confort perfecto.

Y esa ocasión, multiplicada por 35 restaurantes, es lo que ofrece este evento culinario en Puerto Vallarta, una ciudad donde de por sí, a los placeres playeros se asocian aquellos que salen de las ollas de un concentrado grupo de talentosos chefs.

Ya sea que uno opte por algo clásico, como el Café des Artistes, o alguno de los establecimientos recién integrados al evento, como Añejo Limón o La Vaca Argentina, le esperan  originales menús de 3 tiempos a precios realmente accesibles; de 199 y 299 pesos por persona.

Ballena Jorobada.

Ballena Jorobada.

Además, como los días son más largos que las buenas sobremesas, aprovechamos para recomendar una expedición a la Sierra Madre, o una excursión a la espectacular playa escondida (tras un muro de roca), en las Islas Marietas, a la que se llega nadando a través de un túnel.

Vista desde balcón. Foto: Hotel Casa Cúpula

Vista desde balcón. Foto: Hotel Casa Cúpula

Para dormir, uno de los sitios más acogedores es Casa Cúpula, con apenas 21 habitaciones. Pero para algo más lujoso, nada más agradable que los balcones de Signature by Pinnacle; incluso al segundo día de viajar con mamá. Por el tercero ya no respondemos… hasta la siguiente ocasión.

 

Sociedad de los viajeros renuentes

Sociedad de los viajeros renuentes

Los selectos miembros de la SVR han viajado mucho. A veces muy bien. Y otras, muy mal. Ahora bien, lo malo no se refiere a los contratiempos sorpresivos: perder un tren, equivocarse de ruta o probar un bocado francamente repugnante es parte de lo que buscan cada vez que abandonan lo conocido. Lo lamentable es cada minuto en que la genuina curiosidad le ha cedido su lugar al más trillado sentido común.

Nuestra misión: transmitir a los lectores aquellas ideas de viaje capaces de seducir hasta al más rejego de nuestros miembros honorarios.
Sociedad de los viajeros renuentes

Publicaciones recientes de Sociedad de los viajeros renuentes (ver todos)