Compartir
0

Más allá de la Feria de San Marcos

Las temperaturas hidrocálidas del centro-norte de México son de las que, casi como cualquier caminante que se precie de serlo, los viajeros renuentes solemos rehuir… salvo cuando recordamos algunos de los ineludibles motivos para frecuentar la región.

Por ejemplo, que antes de la llegada de los españoles, lo que hoy es Aguascalientes fue una zona transitada por los pueblos chichimecas y guachichiles; que durante la colonia fue lugar de paso para los viajeros del camino de la plata —que iba de Zacatecas a la Ciudad de México—, y que más de una sorpresa acecha en los alrededores de la plaza que da nombre a la Feria Nacional más grande y más antigua de México.

Estacion_AguascalientesFue en 1828 cuando se registró la primera edición de la Feria de San Marcos, destinada originalmente a la venta de ganado y de los productos de las cosechas. Y, hasta 1848, la feria se realizó en el Parián, ubicado a dos cuadras del jardín y la plaza de dedicada al santo patrón de la ciudad. Desde entonces, el festejo no ha cesado de crecer, hasta convertirse en una ocasión obligada, ya sea que uno quiera presenciar eventos como el Desfile de Primavera, que se celebra el 25 de abril, día del patrono San Marcos; o bien espectáculos más salvajes, como las corridas de toros, el Campeonato Nacional Charro, las peleas de gallos, o… el no menos salvaje cartel de cantantes populares, que este año  contará con la presencia de figuras como Los Ángeles negros e Intocables, por mencionar algunos.; recuerda, el acceso es gratuito.

Toros_San_MarcosPero, claro está, el desplazamiento hasta esta villa fundada en 1575 no se agota en el jolgorio de la feria.

Quizás indistinguible en medio del alboroto ferial, la Plaza de San Marcos ostenta una columna jónica erigida en 1808 por Manuel Tolsá para honrar al rey español Carlos IV, pero donde se colocó más bien la escultura de su hijo Fernando VII. Eso sí, a diferencia de lo que sucedió con su estatua ecuestre de “El caballito” del mismo autor en la Ciudad de México, aquí, poco después de consumada la Independencia, el rey se cambió por el escudo de la nueva nación: un águila real devorando una serpiente.

Pero además esta interesante ciudad organizada por barrios dedicados a diversos oficios regionales —entre ellos los de ganaderos y toreros— esconde entre sus calles atractivos tan disímiles como el Templo de Guadalupe, de estilo barroco, y el Museo de José Guadalupe Posada, el inigualable grabador originario de esta ciudad que cuenta con un acervo de más de 3000 piezas, incluidas obras de su contemporáneo y compañero de trabajo Manuel Manilla.

Y está la llamada Plaza de las Tres Centurias, espacio conformado por áreas verdes y los antiguos edificios de la estación de trenes (actual Museo Ferrocarrilero Tres Centurias) que debe su nombre al andén del siglo XIX, la estación de dos pisos del siglo XX y la zona gastronómica, con una oferta que, como la de la feria, es digna representante del ya bien entrado siglo XXI

Lo que debes saber sobre la Feria:

Fecha: del 17 de abril al 10 de mayo
Día más importante: 25 de abril, que coincide con el día de San Marcos
¿Dónde hospedarse?
Toda la información sobre la Feria: http://www.feriadesanmarcos.gob.mx/

 

Compartir
0
Sociedad de los viajeros renuentes

Sociedad de los viajeros renuentes

Los selectos miembros de la SVR han viajado mucho. A veces muy bien. Y otras, muy mal. Ahora bien, lo malo no se refiere a los contratiempos sorpresivos: perder un tren, equivocarse de ruta o probar un bocado francamente repugnante es parte de lo que buscan cada vez que abandonan lo conocido. Lo lamentable es cada minuto en que la genuina curiosidad le ha cedido su lugar al más trillado sentido común.

Nuestra misión: transmitir a los lectores aquellas ideas de viaje capaces de seducir hasta al más rejego de nuestros miembros honorarios.
Sociedad de los viajeros renuentes

Publicaciones recientes de Sociedad de los viajeros renuentes (ver todos)