Compartir
0

Miami sin pisar un mall

Hace tiempo que Miami dejó de ser un destino meramente hedonista, una ciudad playera que se agotaba en los actos de beber, bailar y comprar nada más.

Su futuro artístico se anunciaba desde que en 2002 se comenzó a hacer ahí la versión caribeña —y americana— de la feria Art Basel, pero el golpe de gracia es sin lugar a dudas el Perez Art Museum of Miami, un edificio de Herzog y De Meuron con vista a la bahía que alberga una extraordinaria colección de arte de los siglos XX y XXI (entiéndase, piezas de Diego Rivera, Olafur Eliasson o Kiki Smith), y cuyas exposiciones temporales han incluido a artistas tan diversos como el fotógrafo canadiense Jeff Wall, el iconoclasta estadounidense Nicolas Lobo o el artista conceptual venezolano Eugenio Espinoza… una diversidad que, de hecho, refleja la multiculturalidad de la ciudad.

nicolas-lobo-leisure-pit-1

Nicolas Lobo,The Leisure Pit, 2015 Foto: STUDIO LHOOQ

Pero, como sucede con este tipo de instituciones —ambiciosas y contundentes de nacimiento—, el impresionante museo ha reactivado la veta artística de Miami.

El nuevo circuito del arte incluye otros recintos monumentales, como el New World Center, un espacio cultural construido por Frank O. Gehry que aloja, además de varias salas de conciertos, la academia de música New World Symphony, una prestigiosa y socorrida escuela de orquestas.

1. New World Symphony WALLCAST concert - photo by Rui Dias-Aidos

New World Symphony WALLCAST concert Foto: Rui Dias-Aidos

Y está también De la Cruz Collection, un espacio dedicado al arte contemporáneo fundado por Carlos y Rosa de la Cruz, ávidos desde siempre por compartir su propia colección y, sobre todo, su pasión por las artes plásticas, una tarea a la que se dedican también a través de exposiciones, talleres, conferencias, becas y programas educativos.

Por último, se recomienda reservar unas horas para pasear en Wynwood, un barrio que más parece Brooklyn en verano que el corazón de esta urbe del sur de Florida: en lo que fuese un distrito industrial, se concentran más de 50 galerías, cafés, bares y, cada segundo sábado del mes, por la noche, el Art Walk es una ocasión genial para acudir a inauguraciones, tomar algo y codearse con la población más creativa del lugar.

Compartir
0
Sociedad de los viajeros renuentes

Sociedad de los viajeros renuentes

Los selectos miembros de la SVR han viajado mucho. A veces muy bien. Y otras, muy mal. Ahora bien, lo malo no se refiere a los contratiempos sorpresivos: perder un tren, equivocarse de ruta o probar un bocado francamente repugnante es parte de lo que buscan cada vez que abandonan lo conocido. Lo lamentable es cada minuto en que la genuina curiosidad le ha cedido su lugar al más trillado sentido común.

Nuestra misión: transmitir a los lectores aquellas ideas de viaje capaces de seducir hasta al más rejego de nuestros miembros honorarios.
Sociedad de los viajeros renuentes

Publicaciones recientes de Sociedad de los viajeros renuentes (ver todos)