Compartir
0

Navidad al extremo en Rothenburg, Alemania

Entre las muchas ciudades europeas que han sabido conservar su estirpe medieval, y es casi una obligación visitar es Rothenburg ob der Tauber (sobre el río Tauber), ubicada en la Franconia Media, a mitad de camino entre Sttutgart y Nuremberg.

Sin tulo

Foto: ©Rothenburg Tourismus Serivce, W. Pfitzinger

Esta pequeña villa que fuera Capital Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico es de lo más agradable en cualquier época del año, pero su verdadero esplendor se hace patente en vísperas de la Navidad (esto es, para los espíritus navideños).

Su arquitectura medieval y sus aires de cuento de hadas fueron el escenario de la película Cada uno por su parte y Dios contra todo o El enigma de Kaspar Hauser, del director Werner Herzog, la historia de un joven que creció en cautiverio y se rumoraba que era hijo bastardo de la Casa de Baden (o hijo ilegítimo de Napoleón Bonaparte con Estefanía Beauharnais).

2

Foto: ©Rothenburg Tourismus Serivce, W. Pfitzinger

Pero además su casco medieval amurallado —vestigios de torres y fosos, inmuebles con entramados de madera, la iglesia gótica de Sankt Jakob, construida entre los años 1311 y 1485, cuyo coro que forma un puente entre dos calles— también sirvieron de escenografía a la película Chitty Chitty Bang Bang, de Dick Van Dick, el famoso protagonista de Mary Poppins.

Sin embargo, no es lo mismo conocer estos escenarios emblemáticos en la pantalla que transportarse hasta la era en que fueron erigidos, que es lo que le sucede a todo el que visita lugares como la Alcaldía de Rothenburg (Rathaus), el puente doble, las Torres Siebers, el Burgtor und Burg (el arco del Castillo) o el Burgarden (el parque).

asfasae

Foto: ©Rothenburg Tourismus Serivce, W. Pfitzinger

Y la experiencia alcanza su máxima expresión en los días previos a la Navidad, gracias al famosísimo mercado, donde las compras de los adornos navideños más famosos del mundo son una experiencia que se complementa a la perfección con las más memorables salchichas y un vaso de vino de invierno en la mano —la que no se necesita para hurgar en el monedero o… sostener las “bolas de nieve” o schneeballs, los pastelitos de la temporada, bañados en azúcar glass.

Compartir
0
Sociedad de los viajeros renuentes

Sociedad de los viajeros renuentes

Los selectos miembros de la SVR han viajado mucho. A veces muy bien. Y otras, muy mal. Ahora bien, lo malo no se refiere a los contratiempos sorpresivos: perder un tren, equivocarse de ruta o probar un bocado francamente repugnante es parte de lo que buscan cada vez que abandonan lo conocido. Lo lamentable es cada minuto en que la genuina curiosidad le ha cedido su lugar al más trillado sentido común.

Nuestra misión: transmitir a los lectores aquellas ideas de viaje capaces de seducir hasta al más rejego de nuestros miembros honorarios.
Sociedad de los viajeros renuentes

Publicaciones recientes de Sociedad de los viajeros renuentes (ver todos)