Hablar de comida mexicana es sumergirse en siglos de historia de fusiones no solo de culturas sino de sabores y aromas. Platillos que han encontrado un lugar en los menús de prestigiosos restaurantes o que son reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, muestran su faceta más auténtica en los rincones más tradicionales de México. Y nada mejor para deleitar tu paladar que hacer un recorrido por la comida tradicional de los Pueblos Mágicos.

Echa un vistazo a esta lista de Pueblos Mágicos para que te inspires y armes tu propio tour gastronómico. Empaca tu maleta y haz espacio en el estómago, ¡te espera una experiencia culinaria única!

Tequisquiapan: tierra de queso y vino

Vinos en Tequisquiapan Pueblo Mágico

A solo una hora de Querétaro, Tequisquiapan es ideal para los amantes del vino y los quesos. La oportunidad perfecta para disfrutar al máximo de esta combinación en “Tequis” es la Feria del Queso y el Vino, donde participan varias bodegas de vino locales. En tu visita a este Pueblo Mágico, aprovecha también para hacer el clásico tour en globo o bañarte en sus aguas termales.

Coatepec: capital del café veracruzano

Gastronomía de Coatepec, Veracruz, Pueblo Mágico

Digno representante de la historia cafetalera veracruzana, Coatepec está ubicado a solo 15 minutos en auto de Xalapa. Además de probar los diferentes estilos de esta bebida milenaria, encontrarás otros productos que usan el café como base: desde bombones hasta el clásico “Torito” veracruzano. Visita la tradicional panadería El Resobado, con más de 100 años de servicio sin parar los 365 días del año. Echa un vistazo al menú de los Arcos de Belem, que le dan un giro a platillos típicos, como su mole veracruzano de arándano.

Valladolid: un rincón de delicias yucatecas

Gastronomía en Valladolid, Pueblo Mágico

Famoso por su rica historia colonial, con edificios antiguos y calles adoquinadas, Valladolid es un digno representante de la cocina de Yucatán. El platillo más famoso de este Pueblo Mágico gastronómico es la longaniza de Valladolid, que se come asada y acompañada, ya sea de huevos o con sus tortillitas de maíz recién hechas.

Y si te consideras un foodie de hueso colorado, aventúrate a explorar sus alrededores y prueba el exquisito poc-chuc, que es una carne de puerco asada acompañada de una salsa martajada, tortillas y frijolitos colados con manteca. Este manjar lo encuentras en la Tía de Cuncunul, en un pueblito a las afueras de Valladolid.

San Cristóbal de las Casas: paraíso del chocolate

Chocolate de San Cristóbal, Pueblo Mágico

San Cristóbal de las Casas es uno de esos destinos que se disfrutan más a pie para empaparte de sus tradiciones. En el día, puedes caminar y admirar su arquitectura con siglos de historia. Al llegar la noche, es hora de hacer un tour por la vida nocturna de San Cristóbal, y explorar sus bares y restaurantes. De toda la comida típica que distingue a este Pueblo Mágico de Chiapas, la más destacada es su chocolate, que se disfruta caliente, frío y en un sinfín de presentaciones.

Dolores Hidalgo: el pueblo de las nieves

Nieves de Dolores Pueblo mágico

La cuna de la Independencia de México guarda en sus calles un tesoro gastronómico: sus exquisitas nieves, que van de los sabores típicos a unos fuera de serie. Puedes pedirte una nieve de limón o hasta aguacate, pétalos de rosa o cerveza. Si esto no es lo suficientemente exótico, anímate a probar una nieve de camarón (¡en serio!). Y mientras saboreas la nieve de tu elección, recorre las calles de Dolores para conocer sus costumbres en museos y hasta cantinas. Por cierto, en este pueblo nació José Alfredo Jiménez, una de las figuras más populares de la música y el folklor mexicano.

Bernal: rincón del maíz azul

Ningún recorrido por la gastronomía de Pueblos Mágicos está completo sin una visita a Bernal. Ubicado a menos de una hora de la ciudad de Querétaro, este Pueblo Mágico es perfecto para una escapada de fin semana. En sus calles encontrarás puestos de artesanías y restaurantes tanto de comida sofisticada como de antojitos típicos. Uno de ellos son las gorditas de maíz azul que son francamente una delicia. Si se te antoja un snack, pídete un esquite en cualquiera de sus múltiples sabores. Bernal también es famoso por albergar la Peña de Bernal, el tercer monolito más alto del mundo.